Good Contents Are Everywhere, But Here, We Deliver The Best of The Best.Please Hold on!
Data is Loading...
Consejos, Noticias
Este mes de junio el suplemento ZEN de El Mundo nos sorprendía con un amplísimo reportaje sobre la práctica del Yoga con motivo de la celebración de #DíaInternacionaldelYoga y en el que se abordaban -a lo largo de 16 páginas- sus diferentes disciplinas, entre ellas el #bikramyoga, así como varios testimonios de quienes lo practican: “Lo hago porque lo necesito. Es una hora y media que dedico a mimarme a mí misma”, “Creí que aquello no iba conmigo, pero al final me enganchó”.

En el caso del torero Miguel Abellán, su relación con el yoga empezó de rebote. Siempre había practicado mucho deporte, pero reconoce que el yoga nunca le había llamado la atención, hasta que un amigo le convenció para que
probara el bikram y su perspectiva cambió. “El primer día me pareció un horror, muy duro”. Esta modalidad
consiste en una secuencia de 26 posturas en una sala a 40 grados de temperatura y 40% de humedad sin parar y sin poder hablar durante toda la sesión. “En aquel momento me pareció que aquello no iba conmigo, que iba en contra de lo que me gustaba practicar, pero me fue enganchando”. Y tanto que lo hizo. Poco a poco fue
entrando en esta disciplina, conociendo su origen, sus beneficios…, y se dio cuenta de que era mucho más que
un deporte. Ya lleva practicándolo cinco años, cinco días a la semana si no tiene que viajar fuera de Madrid. Por su profesión ha tenido que pasar varias veces por quirófano y colecciona golpes y cicatrices, pero desde que practica yoga ha conseguido despertarse por las mañanas sin ningún dolor. Además, «los toreros necesitamos tener una buena forma física casi como cualquier deportista”. Pero no sólo le aporta desde el punto de vista físico. También asegura que es una forma de encontrarse a sí mismo, “lo que me resulta de mucha utilidad en mi trabajo, porque me ayuda a concentrarme y focalizar mis energías en un punto concreto”.

Cuenta que era bastante reacio a meditar antes de conocer esta práctica, pero ahora siempre se toma un rato para hacerlo cuando no está en la ciudad. “A aquellos que tengan dudas sobre si probarlo les diría que lo hicieran con alguien que sepa de verdad. Muchos piensan que es peligroso y que debido a la elevada temperatura puede bajar la tensión, pero es todo lo contrario, la regula”, aseguran algunos de los entrevistados que practican Bikram Yoga.
 
¡Aquí os dejamos las piezas que hablan sobre #Bikram! ¿Queréis saber más? ¡Os esperamos en Bikram YOGA Zaragoza!

 
0