Noticias

Practicar yoga a 40 grados

Nada más comenzar nuestra andadura en la capital aragonesa, Heraldo de Aragón nos dedicó un reportaje en su página web, con una entrevista a nuestra teacher, Belén Aranda. ¿Queréis saber más? ¡Os lo dejamos a continuación!

Practicar yoga a 40 grados

Se trata de una disciplina denominada ‘Bikram Yoga’ que ya cuenta con varias escuelas en ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia.

 
.
Que el yoga ha logrado sumar muchos adeptos en los últimos años en la capital aragonesa no es ninguna novedad, como tampoco que han ido llegando modalidades de todo tipo, como el yoga aéreo o el infantil. Ahora llega una disciplina menos conocida a Zaragoza de la mano del primer centro de Bikram Yoga –también denominado Hot Yoga o Yoga con calor, debido a su principal peculiaridad: se practica durante 90 minutos en una sala acondicionada a 42º de temperatura y 40% humedad.

Sin embargo, y lejos de lo que puede parecer en un primer momento, el detalle de la temperatura no es lo más novedoso. “La temperatura corporal normal del cuerpo son  37º C, de hecho los primeros 25 minutos el trabajo se basa en el calentamiento de los órganos internos. Si el músculo está caliente se puede flexibilizar y el calor evita lesiones y sana”, explica Belén Aranda, zaragozana que ha vivido varios años en Madrid y que acaba de regresar a casa para traer este nuevo concepto de yoga en la ciudad, en concreto en la escuela Bikram Yoga Zaragoza que abrirá sus puertas este mes de enero.

En la actualidad existen en torno a 2.000 escuelas de Bikram Yoga repartidas por el mundo, de las cuales apenas unas 20 se ubican en España. “En Madrid hay siete, en Barcelona dos y también existen en Mallorca, Ibiza y Canarias”, añade. Además, este año abrirán centros en otros puntos de España como Las Rozas (Madrid), San Sebastián y Santander.

Pero, ¿en qué consiste exactamente su práctica? Se basa en una serie ordenada y única de 26 posturas del Hatha Yoga y dos ejercicios de respiración “que se practica con estas condiciones concretas para calentar la musculatura y proporcionar una salud absoluta a través del estiramiento y fortalecimiento de todos los sistemas del cuerpo trabajando la conciencia de la respiración, el control de los pensamientos y la conexión cuerpo-mente”, explica Aranda.

“Su creador es Bikram Choudhury, quien diseñó la serie después de una lesión de rodilla que lo rehabilitó por completo. En la década de los 70 fundó la escuela de Yoga de la India en Los Ángeles”, añade Aranda.

La zaragozana asegura que se trata de una disciplina prácticamente adaptable a cualquier perfil “independientemente de su flexibilidad, edad y estado físico, incluido mujeres embarazadas”, explica. Entre los beneficios que aporta “destacaría el efecto terapéutico a nivel de flexibilidad y fuerza de columna vertebral, la disminución del estrés, el envejecimiento o el insomnio, así como la eliminación de toxinas y pérdida de peso”. 

Además, al tratarse de una práctica de meditación, también favorece un mayor auto-control, la concentración, la claridad mental y la determinación. “Lo practican deportistas de élite, personajes del mundo del cine y la política, así como personas con enfermedades crónicas o problemas de espalda y  cualquiera que quiera cuidar su cuerpo y su mente”, añade la zaragozana. “Enrique Bunbury, Elsa Pataky, Madonna, Shakira o Zidane son tan solo algunos ejemplos de personalidades que lo practican”, añade.

El problema del intrusismo

Tras pasar los últimos años en Madrid, donde enseñaba Bikram Yoga tanto a clases colectivas como de manera particular en estudios oficiales, Aranda asegura que existe un gran intrusismo en el ámbito del yoga y la meditación, incluso “por parte de gente que no cuenta con ninguna formación en la materia”, critica.

Además, estas clases oficiales deben ser impartidas por maestros certificados por el ‘Bikram Yoga College of India’. En el caso de la maestra zaragozana se formó en Thailandia de la mano de Bikram Choudhury, y en Madrid en Yoga Terapéutico con el médico Miguel Fraile. “Al final, el gran perjudicado de esta realidad es siempre es el alumno porque la disciplina llega a él completamente contaminada y sin ningún fundamento terapéutico”, concluye. 

Author


Avatar