Clases, Noticias

Olga Dorado: “Lo que aprendes en la esterilla lo puedes aplicar tu vida”

Desde el pasado mes de febrero, la escuela de Bikram Yoga Zaragoza cuenta con una nueva integrante en el equipo. ¿Quieres conocerla un poco más?

Tras licenciarse en Gestión y Dirección de Empresas por la Universidad Carlos III de Madrid, Olga Dorado ha dedicado una gran parte de su vida al sector de la auditoria como controller financiero en varias multinacionales, algo que le llevó a vivir varios años en países como Luxemburgo o Francia. Tras más de una década sometida a numerosos viajes y a grandes niveles de estrés, la madrileña llegó al yoga como una válvula de escape y en busca de equilibrio. Sin embargo, jamás pensó que esta decisión cambiaría su vida por completo.

“Realicé un taller de 200 horas de Yoga Hatha y fue entonces que lo que realmente me apasionaba era dar clases de yoga”, rememora Dorado. No fue hasta 2016 cuando probó esta disciplina, el Bikram Yoga, en un estudio ubicado en Luxemburgo. “Fue algo impactante para mí, cuando lo probé sabía que era lo que quería hacer, aunque no sabía ni el cómo ni el cuándo”, reconoce.

Tras cambiar de empresa, Dorado llegó a Francia, a una zona en la que no se practicaba esta disciplina. “Para mí fue muy duro dejar de practicar de golpe, hoy pienso que la vida me abrió el camino porque yo no tenía muy claro cómo hacerlo”, señala. Así, en 2018 daría el paso de dejar su antigua vida atrás, y llevar a cabo la formación oficial a cargo del mismísimo Bikram Choudhury’s, único capaz de formar de manera oficial a los profesores de bikram del mundo entero, en su caso en la preciosa ciudad de Acapulco.



“De allí pasé a dar clases de bikram en Niza, en Luxemburgo, en Madrid, en Valencia o, en estos momentos, en Bikram Yoga Zaragoza de la mano de Belén Aranda”, explica. Desde el pasado mes de febrero, la profesora madrileña forma parte del equipo de profesores que integran el equipo de la única escuela de ‘hot yoga’ de todo Aragón, donde imparte algunas clases de esta modalidad de yoga con calor.

“Creo que el trabajo que ha llevado a cabo Belén en esta ciudad tiene mucho mérito porque ha implantado una escuela de bikram donde no existían referencias previas y hoy en día hay muy buena práctica”, reivindica Dorado, que asegura que lo que más le gusta de los alumnos y alumnas aragonesas es su carácter y capacidad de lucha.

En cuanto al yoga, asegura que, en su caso, el yoga fue la herramienta persona que le permitió volver a conectar consigo misma, con mi esencia, con esa parte que creía que había perdido”, admite. “Lo que más me gusta del bikram es que todo lo que aprendes en la esterilla lo puedes aplicar en el resto de tu vida”, concluye.

Author


Avatar