Clases, Noticias

“En una clase de bikram no cambian las posturas, cambias tú”

Julio Álvarez, maestro de maestros

Nuestra teacher, Belén Aranda, habla habitualmente de su proceso de formación pues, asegura, fue algo que cambió completamente su vida. El pasado mes de febrero visitaba el estudio de Bikram Yoga Zaragoza una persona muy especial, Julio Álvarez, pues fue uno de los maestros de bikram que preparó a la maestra zaragozana para su training teacher.

Sin embargo, no era la primera vez en que Julio visitaba la capital aragonesa. “Me parece que hay una práctica muy buena porque los alumnos de aquí no están contaminados por otras referencias”, admite, al tiempo que asegura que son “muy disciplinados y tienen buenísima actitud y aptitud”.

Álvarez llegó a Bikram Yoga desde otras disciplinas bastante alejadas y relacionadas con las artes marciales y los deportes de contacto. “A través de una amiga comencé a acercarme a este mundo y reconozco que al principio no me llamaba nada la atención”, admite.

Sin embargo, todo cambió cuando entró a una sala de bikram por primera vez. A esto hay que añadirle que Álvarez, quien a sus 57 años practica entre 4 y 5 veces a la semana, lleva una prótesis en la cadera a causa de los enormes esfuerzos que realizó en su etapa competitiva. “Mi primera clase fue muy fuerte. Yo pensaba que esto del yoga era puro amor y paz y nada más lejos de la realidad”, asegura.

Así, tras dos años decidió viajar hasta Los Ángeles donde recibiría su training teacher a cargo del mismísimo Bikram Choudhury, fundador de esta disciplina de la que todo el mundo habla hoy en día. A día de hoy ha impartido clases en Madrid, Tailandia, Indonesia o México, entre otros lugares.

“Recuerdo perfectamente el primer día que llegó Belén al estudio de Boadilla del Monte preguntando que qué era eso. Era el año 2013. Se metió en la clase y ya no salió”, bromea el teacher. Para él, que lleva la competitividad en la sangre, asegura que esta disciplina del yoga fue todo un descubrimiento: “A través del trabajo físico conectas con lo mental. Para mí el bikram es yoga, al que añades calor y humedad. Estos son nuestros aliados  para llevar a cabo un trabajo físico muy potente en la sala, pero también muy mental”.

Álvarez afirma algo que habitualmente escuchamos en la sala: “Cada clase es diferente pero siempre te aporta algo. Hay quien cree que si son siempre las mismas posturas no aprendes nada. Las posturas no cambian, cambias tú”.

“Cada clase es diferente pero siempre te aporta algo. Hay quien cree que si son siempre las mismas posturas no aprendes nada. Las posturas no cambian, cambias tú”.

El espejo es otro elemento fundamental durante cada sesión de 90 minutos ya que, en la sala, eres tú y tu reflejo. “El espejo es donde tú te estas mirando, sintiendo y queriendo como eres porque al final eres tú, todo lo demás es instagram”, bromea. Además, permite corregir las posturas durante toda la clase y que el maestro esté pendiente de cada alumno aunque se encuentre en otro lado de la sala. Controlar las posturas, visión periférica artes marciales estar mirando a un lado pero viendo a través de los espejos más cosas. A este le pasa algo, la observación es fundamental.
 

 

Author


Avatar